aw-carnavaltequiero

“Carnaval Te Quiero” y a la televisión local de los 90, también

¿Qué planes tenéis para pasar hoy este martes de carnaval? Imagino que saldréis a la cabalgata disfrazados de cutre-minions y suberéis las fotos a Facebook. ¡Ay, bendita generación, que lo tenéis todo! ¿Por un momento os habéis parado a pensar cómo pasábamos estas fiestas hace 20 años? No imaginéis más que os traigo un documento inédito, repescado de lo más profundo de los 90, que ilustra la forma en que celebraba los carnavales una televisión local cualquiera. Pongamos que hablo de OTM (Onda Televisión Maspalomas)…

El lugar que hoy ocupa La Sexta en nuestro mando pertenecía sin lugar a dudas a OTM, la emisora local por excelencia de Gran Canaria. No le faltaba de nada: magazines, entregas de premios, debates políticos, excursiones insulares, concursos… Y todos presentados por la incombustible Adela Ramallo, que sólo paraba para picantones cambios de ropa. Igual se grababan desde los Apartamentos Broncemar como en la Discoteca Wilson. Pasando incluso por la planta de oportunidades de El Corte Inglés, cómo es el caso.

Un 16 de febrero de 1996 (no mentía cuando dije de retrotraernos 20 años) se grababa una de las ediciones de Carnaval Te Quiero, una serie de programas diarios cocinados al calor de las carnestolendas. Estaba presentado por Rosi Polín y Roberto Suárez (la perenne pareja de la comunicación canaria) y, ay madre de dios, ¡Roberto Herrera! (para que veáis que las campanadas de nochevieja no lo inventaron). Todos ellos iban vestidos con disfraces conjuntados que cogían de los maniquíes (algo de publicidad tenía que rascar El Corte).

¿Qué contenido podía ofrecer durante la hora que duraba? Entrevistas a gente que nadie conocía, coreografías arrítmicas que a nadie le importaba, actuaciones en riguroso playback y unos ‘premios’ que en realidad eran menciones críticas. De hecho, en el programa que nos ocupa Rosi y Dani cayeron en el tópico de tocar los huevos de vituperar los carnavales chicharreros, antítesis del orgullo canarión.

Como habrán intentado observar (recuerden que las cintas de VHS ralladas van parejas a la cultura de la década) fue un espacio total de variedades y para todos los públicos. Aunque desde luego aquello parecía más bien el Club Disney, pecando de enfocar a cualquier niño que se cruzara por delante de la cámara, o de las dos. Vaya despliegue de medios, ¿no? Lo que se ahorraron fue al montajista, porque allí recogían el tinglado y todo el mundo pa’ su casa. Salvo el ‘pringao’ que le tocase llevar la cinta a la televisión y esperar sentado a darle al play.

aw-carnavaltequiero.robertoherrera.gerardomayelaAmén de los tediosos bailes en los que todo el mundo se movía como le daba la gana, de la chirriante espontánea presencia del transformista, de la entrevista al por entonces Concejal de cultura, Sebastián Franquis (hoy diputado socialista) y la participación del sobreactuado e insoportable cómico Antúan, tengo que destacar por encima de todo la nota musical: Gerardo Mayela, la estrella del momento en su casa, que vino para sorprendernos con dos temas que no sé aún cómo Pitingo no los ha versionado. De un lado, No me toques el conejo, toda una oda a ese pobre animal al que el artista quiere tocar por falta de rabo; y de otro lado, Bienvenido, que pone en conocimiento al público ignorantón que “if you come from England sé que vienes de Ingleterra” y así sucesivamente con todos los países que se le ocurrió cuando fue al baño a hacer una tormenta de ideas con el señor Roca.

En fin, sirva de muestra este botón de cómo lo pasábamos los grancanarios hace dos décadas a falta de El Hormiguero. Que, por cierto, exijo a Pablo Motos que invite cuanto menos a Gerardo si tiene tiempo entre su gira por Las Vegas, el Pacífico y Albacete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>