aw-selfie.oscar2014

De los ‘selfies’ y la horrorosa moda de los espejos

aw-selfie.oscar2014

Selfies. Parece que ahora están de moda. ¿Ahora? Pues no. La ‘autofoto’ es una práctica de nuestra historia reciente, concretamente desde la aparición de las redes sociales. Es a partir de la instantánea de Ellen DeGeneres durante los Oscar cuando en España se ha revalorizado esa experiencia tan hortera de hacerse fotos con el teléfono móvil. ¿Por qué? ¿Qué consecuencias ha traído? Y, sobre todo, ¿por qué me parece tan horteras?

La acuñación anglosajona ‘selfie’ nace hace poco más de una década en un foro de la televisión ABC australiana. El diccionario McMillan lo define como “a photo that you take of yourself, usually for use in social media”, vamos, lo que ya sabíamos. El detalle clave quizás sea su intencionalidad, ese afán por compartirlo en las redes sociales.

 

aw-selfie1900
Una de las primeras ‘selfies’ de la historia, sobre el año 1900.

 

Volvamos a España, a esa España profunda donde aún hoy siguen proliferando las autofotos que especialmente nuestra adolescencia cañí se sacan en los espejos de cualquier sitio. El bar de abajo, el probador del Bershka, el reflejo de la ventana del bus… Cualquier cosa les vale siempre que aparezcan reflejados. ¿A qué es debido? ¿Desconfiamos de nuestra gente y que nos tire peores fotos que nosotros mismos, con el brazo levantado? ¿Tememos que si se lo pedimos a un tercero por la calle nos robe el dispositivo?

Lo que sí es completamente certero es ese propósito, el mostrarnos a un público determinado (o general, según el ego) enmarcado en Internet. Se trata de destacar lo guapos que somos, lo que estamos haciendo o lo bien que lo estamos pasando, con un interés añadido o no de despertar envidia.

El primer caso es más común en chats y webs de contactos para atraer la atención de otros usuarios. El segundo y el tercero ya son más informativos, sobre todo el segundo. Dentro de esta variante los hay de carácter publicitario. El más reciente ejemplo es el de McDonald’s, que en la presentación de su última colección de hamburguesas animó a sus invitados a hacerse fotos y subirlas a la red con el hashtag #extremselfie.

 

aw-mcdonalds.extremselfie
La presentadora Cristina Pedroche con Alexandre Simon, Vicepresidente de Marketing de McDonald’s España, durante la presentación de Grand Extrem (Abril, 2014).

 

Pocos son los móviles y baratos que hagan una buena foto con su cámara frontal (¡si es que la tienen!). Por eso es que la mayoría de autorretratados terminan por darle la vuelta y darle al ‘click’. Lo más fácil es recurrir al típico espejo, que nos permita ver cómo vamos a salir y a la primera.

El error habitual conduce a que ese público al que va dirigida se fije, por encima del protagonista original, en el modelo de teléfono, en los espontáneos de fondo, en la colección de cepillos del tocador y en otras circunstancias desafortunadas. Para evitar este tipo de incidentes existen incluso lecciones y ejemplos de cómo no debería hacerse. Y si no, siempre puede recurrirse al espejo que fotografía selfies diseñado por la agencia digital iStrategyLabs.

Desde luego, existe un antes y un después del famoso selfie que la presentadora de los Oscar 2014 se hizo con algunas celebrities cinematográficas y que luego compartió en su cuenta de Twitter. Ostenta el récord como la fotografía más retwitteada y además se le estima un valor de casi mil millones de dólares. Lejos de estos datos, la verdad es que la moda ‘selfiniana’ ha reforzado las autofotos y contribuido a que sean menos despreciativas.

3 ideas en “De los ‘selfies’ y la horrorosa moda de los espejos

  1. ¡Oh, grande Felipe IV y Señora retratados en el espejo, como si estuvieran a la altura del público!
    Gracias por pescar el error. Una mala tarde la tiene cualquiera. Lo corregiré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>