aw-msnmessenger

Adiós, MSN Messenger

aw-msnmessenger

Las muertes de Sara Montiel y Margaret Tachtcher no pueden ser más casuales en un día como hoy, anunciado desde hace meses como el fin del MSN Messenger. ¿Quizás no pudieron soportar la idea de pasarse a Skype? En ese caso, chicas, os comprendo. Soy animal de viejas costumbres, y ahora miro hacia atrás recordando lo felices que fuimos chateando.

MSN Messenger fue quizás el software más popular que lanzó Microsoft, allá por 1999, de ahí que Ricky Martin se pasara el año cantando Livin’ La Vida Loca. Su cualidad original y siempre principal fue la mensajería de texto, que en cuestión de un año se amplió al envío de archivos de ordenador a ordenador y a la capacidad de realizar llamadas a teléfono.

No fue el primer programa de mensajería instantánea puesto que otros como mIRC (1995), ICQ (1996) o Yahoo Messenger (1998) se les había adelantado. Sin embargo, la versión de MSN se convirtió en el rey de su especie, superando incluso a competidores posteriores tales como GAIM (1999) o Google Talk (2005).

También es cierto que le ayudó mucho que ya estuviese instalado por defecto en los sistemas operativos de Windows y a que era tan completo que el usuario no cayera en la tentación de bajarse otro programa, como sí ocurría con aquel Windows Movie Maker tan de pre-escolar.

Nuestro amado MSN Messenger nos dio mucho. Nos posibilitó mantener el contacto con los viejos amigos que la lejanía o la pereza nos separa y hasta fue esa clave en las noches de ligoteo (“¿nos damos el Messenger?”). Puso de moda los emoticonos (incluidos desde 2003), que siempre ayudaban a matizar el tono de nuestra conversación, tan impersonal en estas condiciones.

Qué recuerdos, cuando teníamos que romper la tecla del ENTER para poder mandar nuestra conversación…

En 2005 evolucionaron hacia imágenes animadas o “guiños” que acabaron volviéndose una pesadilla. Recuerdo que podía estar usando el Messenger en un segundo plano y que de repente un mequetrefe me enviase uno que se adueñaba de toda la pantalla con un sonido que hacía saltar hasta la pelusa del ombligo. Para molestar era mejor el “zumbido” de la ventana del receptor, que era más discreto y elegante.

El software de Microsoft experimentó numerosas modificaciones, siempre tratando de unirse a las corrientes. De esta forma, en 2004 creó el grupo Mobile dedicado para contactos móviles, y en 2005 introdujo la característica de integración de Xbox Live para chatear mientras se jugaba a videoconsolas o… ¡veían “juntos” una peli!

Aquí, un joven mozo charlando con un chino por su ventana de Windows Live Messenger

Pero por más que se esforzara en ser el más ‘molón’, más se hacía inútil. Permitía tal personalización que cuando veía la ventana de algún contacto cursi me hacía daño en los ojos. El declive creo yo llegó con su cambio de nombre, Windows Live Messenger, en 2007. Dejamos de “estar comiendo” o avisar de que “enseguida volvíamos” para estar simplemente “ocupados”, que a saber…

Su panel se hizo más complejo por albergar miles de funciones que en realidad nadie hizo caso: carpetas compartidas, Windows Live Call o su integración a Windows Live Essentials, que para qué quiero yo estar sincronizado con el Movie Maker… Llamadme retrasado, pero sí, borré todo rastro de Windows Live Messenger post-14.0 y reinstalé esa versión de 2009, la última que considero decente.

Microsoft renunció a buscar soluciones para los problemas de este programa en plataformas móviles y en 2011 compró Skype, que cuenta con una mayor estabilidad en el uso de videoconferencias. Actualmente recoge 280 millones de usuarios activos mientras que Windows Live Messenger ha quedado relegada a 19 millones.

También es cierto que la gente ha preferido pasarse a los servicios de chat que ofrecen redes sociales como Facebook o Tuenti. Y a pesar de que la aplicación de MSN brindó por último integrar esos contactos en su misma ventana, ya no levantó cabeza. El 7 de noviembre de 2012 Microsoft anuncia que retira Windows Live Messenger e insta a sus usuarios a cambiar a Skype, que me parece más feo y enrevesado.

Y así es como llegamos a hoy, al día límite para usar nuestra vieja aplicación aunque conservemos la misma cuenta para esta otra. Disculpen, que voy a cerrar por última vez la sesión mientras se me escapa una lagrimita por esas horas y horas de conversaciones hasta las tantas de cotilleos, de intercambiar apuntes de clase, de conocer a gente que jamás habías visto, de amargura. De felicidad.

Hasta siempre, MSN Messenger.

aw-msnmessenger.ventana

Una idea en “Adiós, MSN Messenger

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>